viernes, 22 de abril de 2011

LAS PIEZAS QUE SE PIERDEN

Puede que seas de los que piensa que un puzzle es un juego de lo más aburrido y aún así habrás hecho varios. Porque todos hemos recibido, queriendo o sin querer, uno de estos juguetes alguna vez y seguro que se te ha quedado falto de una o varias piezas que desaparecen misteriosamente. Pues aquí está el misterio resuelto de adonde van a parar esas piezas.
Algunas piezas que forman parte de un puzzle no se sienten bien siendo como las demás. Necesitan marcar su individualidad. Así que se fugan de la caja y buscan sentirse completas por sí mismas con un dibujo propio. Cuando han conseguido esta tarea de encontrarse a sí mismas buscan otras piezas de nuevo para volver a vivir juntas hasta que encuentran a una persona que le guste lo diferente y entonces, en modo de broche, se van con ella.

Con un puzzle viejo de piezas de madera de unos 7cm. Las he pintado con un pincel muy fino, barnizadas después para que resistan el agua y el tiempo y un broche por detrás. ¡Tachaaaán! Unos broches con dibujos únicos.
Anímate y busca por casa. Seguro que encuentras alguna pieza para ayudarla a ser diferente.

3 comentarios:

  1. Me encanta la idea, te han quedado monísimos.
    Buen fin de semana.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Si te gusta la novela romántica, te invito a pasar a mi blog porque estamos celebrando un sorteo de dos novelas románticas. Espero que te apuntes. Un besito. Buen jueves.
    El rincón de los sueños perdidos

    ResponderEliminar